Lunaña

luna-1-webLame los valles con lengua argentina

Hunde la grieta en ceguera nocturna

Serpentea astuta al apartar la bruma

Bruñe la roca con metálico esmero

Se acuesta en la nieve

Como escarcha prematura

Tintinea en los copos, y en los deshielos

 

Luna de plata, cristal y locura

Ingrávido cáliz que el cielo mece

Desciende en mareas de noble vislumbre

Anida en el alma y la enaltece

habita por siempre el abismo y la cumbre

Y quien la ha visto —se dice—

que jamás envejece.

 

Imagen: A.A.A.

Texto: Julio Diego

Advertisements

Ventanagrama

Ventanagrama-web

Celebren estos ornamentos,

que labramos entorno de ti,

la magia del espacio vacío.

No es un marco, es un abrazo.

Inasible ventana.

De dos mundos y de ninguno.

Como un espejo que se atreviera

a ser honesto, por una vez,

y dejarnos ver.

Gracias, por hacernos creer

que podemos mirar hacia afuera.

 

Imagen: A.A.A.

Texto: Julio Diego

Ofión – Injustificable

Ofión-web

Eurínome surgió de la nada en una explosión injustificable. Sumergida en un universo estancado e inerte.

Danzó sin motivos dentro de las aguas primordiales. Y donde no había nada, porque no se sabía existir, no existía saber, ella inventó el verbo. Y bailó. Nunca nadie había hecho nada antes.

De sus caracoleos, vueltas y contorsiones nació Ofión: la gran serpiente marina. Que pronto comenzó a trepar por sus piernas.

Se abrieron el cielo y la tierra. La luz los bañó al tiempo que rodeaba sus caderas, buscando el calor de su sangre bajo la piel.

De ellos nació el mundo como lo conocemos. Explotar. Bailar. Amar y crear. Pero sobre todo injustificable.

 

Imagen: A.A.A.

Texto: Julio Diego

Poesía salvavidas

Un poema PUEDE salvar una vida.

El problema consiste en que las circunstancias (aparentemente) aleatorias en las que desarrollamos nuestras vidas, hacen que sea imposible medir cuándo qué poema salva qué vida.
¿Qué solución existe, sin ayuda de la estadística?

Escribir. Escribir y escribir.

Algunos de nuestros versos salvarán vidas. Otros, más modestos, inspirarán a otros poetas, y algunos pobres olvidados por lo menos arrancarán una sonrisa.
Escribir en masa, a destajo, como posesos. Es la obligación de quien tiene la palabra. La poesía es un arte, y el propósito del arte es salvaguardar la belleza allí donde esté.

A salvar vidas. Empezando por la propia. Que sin no nos dejasen escribir, careceríamos de sentido.

Reversibilidad literaria

Los textos (todos ellos, incluidos los íntimos, los que no están escritos para ser leídos) tienen el poder de función matemática. Una función es como una cajita transformadora. No es magia; es mecánica. Se trata de introducir un valor por un extremo y obtener otro al final del proceso, independientemente del nombre del valor inicial (X; Y; Z; N; Julián; Francia; Hinduismo…). Entra como una cosa y sale como otra.

Si acaso pudiéramos leer los valores finales, ¿nos sería posible revertir el proceso mentalmente para adivinar el valor inicial? Es un dato que todos, como lectores (es decir cada uno sabe quién es, ¿no?), conocemos desde el principio. Y sin embargo tomamos una carta del mazo, la observamos, y la mejor parte del truco es cuando el mago adivina lo que ya sabemos…

Hay que buscar la forma de leer al revés, sobre todo, nuestros propios textos. Tenemos la pequeña ventaja de conocer personalmente al escritor y al lector.

Si somos texto, estamos muy cerca de entenderlo todo.